¿Qué necesitas? Búscalo aquí

sábado, 3 de septiembre de 2016

Del interior (One-shot)

Antes de empezar la historia, deciros que podéis encontrarla también aquí: https://www.fictionpress.com/s/3255874/1/Del-interior

Ahora sí, la historia:

Del interior (One-shot)
Estoy sentado. Otro día más que estoy encerrado. Hoy me dejarán salir, creo. Aún no sé qué habrá ahí fuera, solo sé lo que he visto por la televisión. Me llaman, ya es la hora de salir al exterior. Me levanto y voy hacia fuera. Bajo las escaleras que llevan a la calle. Sin embargo, lo que veo no me gusta.
Un grupo de gente con ropas extrañas se abalanzan contra un grupo de gente con ropa normal. Los que tienen ropa normal gritan "¡él es un niño normal! ¡no merece estar encerrado!". Los que tienen ropa extraña no hablan, simplemente pegan con palos que parecen muy duros a los demás. Sus ropas azules se empiezan a manchar de rojo. ¿Qué está ocurriendo?
Alguien se acerca a mí. "Digan lo que digan, eres un niño normal, no dejes que te encierren nunca, ¿de acuerdo?" me dice. Su cara me resulta familiar, algo imposible, puesto que nunca he salido al exterior. ¿En quién debo confiar? Todos ellos parecen tan lejanos de mí... Pero sin embargo, parece como si me estuvieran... ¿protegiendo?
Las personas azules llegan hasta mí. No quiero que se acerquen a mí, me dan miedo. Han matado a mucha gente a mi alrededor, gente que decía que un niño era normal. Sin embargo, aquella chica que se acercó a mí... Dijo que yo era normal. Con el niño... ¿se referían a mí?
"Niño, tienes que venir con nosotros, este lugar no es seguro" me dice una persona azul que ya no es tan azul. "Vamos." Me coge del brazo y tira de mí. No quiero irme con ellos, tengo miedo.
"¡Niño! ¡Huye!" Alguien lanza algo a los azules. Y corre. Ellos llegan. Lo matan frente a mí, como lo han hecho con los demás. Cada vez tengo más y más miedo. Socorro.
"¡Dejadle en paz! ¡Él no es un experimento! ¡Es un niño normal!" Otra persona normal lanza algo de nuevo. Creo que saben lo que siento y me quieren proteger. No quiero que muera nadie más con la ropa normal.
Sin embargo, veo como también lo matan frente a mí. No quiero que maten a nadie. No quiero.
Algunos más intentan protegerme. Acaban muertos.
No.
No.
¡No!
Grito. Grito todo lo alto que puedo. Noto algo dentro de mí. Los azules caen al suelo. No sé si están muertos, pero yo sigo gritando. No quiero que los que sienten lo mismo que yo mueran por mi culpa. Sigo gritando. Me voy quedando sin aire. Pero algo dentro de mí me da más aire para seguir gritando, más fuerza. Escucho como los edificios se agrietan. ¿Eso lo estoy haciendo yo?
Siento que algo sale del interior. Una fuerza que empuja a todos los seres malvados al suelo. Todos están en el suelo. Cierro los ojos.
Lo que hay dentro de mí sale con fuerza. Mientras más grito, más fuerte es él.
"Todos están en el suelo, todos son malvados" es lo único que pienso mientras grito con más y más fuerza. "Todos son malvados"
Del interior sale algo. Y cuando abro los ojos, no sé dónde estoy. Todo está oscuro y no siento nada. Floto en la nada. ¿Dónde estoy?
"Ahora es mi hora de jugar. Ahora te toca a ti estar dentro."

Ahora, yo soy lo que está en el interior.

No hay comentarios: